Lo que vives
hace historia

 

 

Yuriria

El nombre primitivo de la ciudad era Yuririapúndaro, que en purépecha significa Lugar de Sangre; en sus orígenes fue un asentamiento humano que, según las crónicas, fundó el cacique chichimeca Xólotl.

La ciudad de Yuriria se encuentra a 1,882 msnm. Limita al Norte y al Este con los municipios de Valle de Santiago y Jaral del Progreso; al Este con los municipios de Salvatierra y Santiago Maravatío; al Sur y Oeste con el Estado de Michoacán.

Entre sus atractivos se encuentra el templo y exconvento de Yuriria: de estilo plateresco, su construcción se inició el 1 de noviembre de 1550 y se inauguró el jueves de Corpus de 1559; fue construido por el arquitecto español don Pedro del Toro, bajo la dirección del misionero Fray Diego de Chávez y Alvarado, sobrino en primer grado del conquistador don Pedro de Alvarado.

Además de sus hermosos y verdes paisajes, la ciudad ofrece la Laguna de Yuriria, que es la primera construcción hidráulica colonial en América, se trata de un lago artificial creado por Fray Diego de Chávez y Alvarado al inundar una depresión natural con aguas del cercano río Lerma. Ahí se pueden practicar deportes acuáticos gracias a su profundidad y a la amplio extensión de agua libre de lirio. En la laguna hay varios islotes acerca de los que se cuentan diversas historias y leyendas.

Esta población, de escasos 15 mil habitantes, es famosa por su monumental convento del siglo XVI, al que los cronistas de épocas pasadas describieron como "el más soberbio edificio que se pueda pensar". De su claustro se afirmaba que "primero se veían las estrellas del cielo que las almenas de la azotea". El monasterio, adaptado ahora como museo, exhibe interesantes reliquias, incluyendo pinturas de los misioneros mexicanos sacrificados en el Lejano Oriente. Su construcción se inició el 1 de noviembre de 1550 y se inauguró el Jueves de Corpus de 1559; fue construido por el arquitecto español don Pedro del Toro, bajo la dirección del misionero fray Diego de Chávez y Alvarado.

Su templo tiene la forma de una cruz latina, rarísima en el siglo XVI, con hermosas bóvedas góticas en el crucero y en el cañón de la nave. Su portada, de estilo plateresco, también es excepcional.