Lo que vives
hace historia

 

 

Valle de Santiago

Se localiza a 1,720 metros sobre el nivel del mar. Limita al oeste con Abasolo Huimangillo; al norte con el municipio de Salamanca y Pueblo Nuevo; al sureste con el de Jaral del Progeso y al sur con el municipio de Yuriria y Michoacán.

Desde sus inicios, la zona del Valle de Santiago fue refugio de algunas tribus recolectoras, las cuales utilizaban volcanes y lagos como albergues temporales; esto se conoce, por la pedacera de sus tiestos y las pinturas encontradas en las cuevas que les sirvieron de abrigo.

El Valle de Santiago fue fundado el 28 de mayo de 1607. Sus fundadores fueron Cristóbal Martín y Juan Fernández. El nombre antiguo de Valle de Santiago era Camémbaro, el cual viene de la lengua purépecha, que significa lugar de Ajenjo y Estafiate que son plantas salvajes que se encuentran en la zona.

Es conocido como El País de las Siete Luminarias por sus siete importantes volcanes extintos, áreas naturales protegidas, que enmarcan a esta pintoresca ciudad, donde podrás visitar:

La Alberca: cráter de 750 m de diámetro, donde se encuentra un lago de agua salitrosa y fría. Aquí se pueden practicar el buceo, el nado y el remo. Aquí se conservan algunas pinturas rupestres.

Hoya del Rincón de Parangueo: Antiguo volcán cuyo cráter está ocupado por un pequeño lago salino. Se pueden ver pinturas rupestres.

Hoya de Flores: seis manantiales que brotan de los acantilados.

Hoya de Cítora: Cráter que guarda un lago de agua salada con propiedades curativas..

Hoya de San Nicolás: Cráter con aguas que cambian de color conforme las estaciones del año.

Hoya de Solís: Se utiliza con fines agrícolas, no contiene agua a diferencia de los otros.

Hoya de Álvarez: Cuenco volcánico de 1.2 km de diámetro que ha sido aprovechado para labores agrícolas desde tiempos prehispánicos.

Las industrias más importantes son: la producción de ganado porcino, al igual que el turismo.